Cristina Quiñones Dávila
Últimas entradas de Cristina Quiñones Dávila (ver todo)

Cuando sucedió la pandemia acabábamos de lanzar un libro estrategias con calle (2019) hablando de la importancia de conocer los entornos, convivir con los consumidores y de que las empresas(ríos) pudieran pisar la calle para entender de realidad, pero de pronto las calles se cerraron ¿y ahora qué íbamos a hacer? ¿cómo podíamos seguir hablando de calle cuando estábamos encerrados? Encerrados e nuestros cuevas y bunkers de seguridad, perdíamos parte de nuestra actividad principal y también visión emprendedora… entonces tuvimos que reinventarnos, y con ella, también un poco nuestro rol como emprendedores y gestores a cargo de un equipo de personas a las que nos debíamos: nuestro equipo y clientes. Pronto descubrimos que las calles se cerraban, pero las mentes se abrían. ¡La pandemia nos demostraba que las puertas virtuales podían abrirse y cerrarse a voluntad! (no dependíamos de una fuerza externa, o una pandemia…)

1. Detrás de una perdida siempre hay una ganancia.

La pandemia me ayudó a entender que las tragedias también traen oportunidades. Son los momentos de crisis los que nos invitan a reinventarnos como emprendedoras. Quisiera compartirles mi historia. Antes de la pandemia en Consumer Truth, la consultora que gestiono, teníamos una linda oficina corporativa hermosa en un barrio turístico de Lima, 5 meses después de “brandearla” y acomodarla con un costo de inversión elevado, cerraron todo por crisis sanitaria. La verdad que en ese momento pensé que lo había perdido todo, mucho esfuerzo y de pronto nada de esto existía… fue terrible. En estos momentos de tanta perplejidad un gran colega al que respeto mucho me dijo: “Cristina, Consumer Truth no es una instalación, es una institución” y tenía razón. Era importante repensarse desde un espacio físico a un territorio mental, teníamos que reinventar la calle o darle un nuevo sentido, usar metodologías digitales para seguir explorando al consumidor a través de redes sociales, nuevas herramientas y procesos, finalmente la calle virtual seguía muy abierta.  

A través de herramientas colaborativas como SLACK, Mural, y plataformas digitales como ZOOM pudimos co-crear tendencias que impactaron el futuro, y realizar un crowdsourcing insighter. Así realizamos nuestra primera Insights Hackaton virtual con master brains y talentos de 6 países de Latinoamérica (México, Perú, Argentina, Colombia y Chile). Además inventamos una nueva metodología de caza de tendencias que llamamos IOF (insight-outsigh-foresight) que fue de mucha ayuda para visualizar el futuro.  A partir de una serie de metodologías, talleres, workshops y sobretodo gracias a la virtualidad en lugar de apagarnos, fue un momento de ¡mucha creatividad! https://www.consumer-truth.com.pe/insightshackaton2021/. Queríamos descubrir las tendencias post-pandemia y contábamos con mentes inquietas de varios países para hacerlo. La pandemia nos dio la oportunidad para hacer algo más internacional en forma virtual, y viendo cómo estaba el mundo en este época de crisis sanitaria, ver la forma como salir de la crisis JUNTOS. La idea de la Hackaton era co-crear soluciones a la crisis y buscar oportunidades empresariales. En suma, no nos quedamos con el diagnóstico, sino con identificar tendencias que podíamos defender y capitalizar.

Pero no solo eso, el día que perdimos la oficina, me prometí que si alguna vez tendría una nueva oficina, ésta sería propia y así fue. Luego de dos años, en septiembre 2022 pudimos comprarnos una hermosa oficina propia con salas de co-creación y un moderno espacio “open office” en el mismo edificio, y algo que ya no perderemos. Si, GRACIAS a la pandemia pudimos no solo reinventarnos, sino empezar de nuevo en “la tierra prometida”. Perdimos una oficina alquilada, pero ganamos una propia. Detrás de una pérdida, siempre hay una ganancia. Hoy me digo “gracias a Dios la pandemia nos obligó a salir de la zona de confort, si no, yo hubiera seguido alquilando y no me hubiera retado a ir por más….”. 

 La pregunta que tengo para ti emprendedor aquí es:

  • ¿Qué aprendiste tú en pandemia? ¿Puedes nombrar una sola cosa que te generó de VALOR esta crisis sanitaria? ¿Qué idea/proceso mejoraste o evolucionaste? ¿Cómo puedes seguir construyendo valor aquí?

2. Para reinventar hay que mirar adentro, la fuente, el origen: allí esta la base de la reinvención. 

En Consumer Truth hacemos consultoría en insights y estrategia de marketing para nuestros clientes y de pronto con la pandemia perdimos consultorías, los clientes cancelaron proyectos, diferían las consultorías “hasta tener más claro el panorama” o porque “la situación ameritaba priorizar gastos”. Evidentemente el marketing y la investigación NO eran prioridades. De pronto nos vimos con los brazos cruzados y las billeteras vacías. No nos quedó otra que sentarnos a ver qué hacíamos distinto, y como lo hacíamos…decidimos volver al origen, en las raíces esta la seña de la reinvención… nuestro origen siempre había sido la docencia (de hecho, esta consultora nació dando workshops y talleres en Consumer insights), así que volvimos a él, a las fuentes, a las bases, al origen, a la esencia. BACK TO THE BASICS. 

En la consultora recordamos que nuestro origen había sido dar talleres, y a eso volvimos: la docencia, ¡nuestra madre! Siempre he creído que soy profesora con empresa, pues me fascina enseñar y aprender (bueno, hija de dos profesores también); pero aquí lo interesante es que de pronto TODOS los consultores de la empresa, economistas, psicólogos, ingenieros y administradores empezamos a dictar clases virtuales, y durante más de 8 meses sólo nos dedicamos a enseñar y compartir aquello que amábamos: los insights. Llegamos a organizar y dictar virtualmente 5 cursos diferentes, Consumer insights, Trendhuting, Toolkit Insighter, Brand therapiy, Coach de innovación, etc. y empezamos a atraer a personas de diferentes países de la región. ¡Nuestros cursos se llenaban de mentes inquietas de todo Latinoamérica deseosos de aprender, pero también de compartir ideas! Hasta antes de la pandemia dábamos muchos Workshops/Consultorías presenciales fuera del país y habíamos viajado a 15 ciudades de la región, pero la virtualidad nos permitió llegar a mucho más personas y estrechar lazos con la “comunidad insighter”. Fue un lindo aprendizaje. Creamos una división de E-Learning incluso, que hasta ahora sigue vigente. ¡De pronto la virtualización nos abría espacios y nos permitir llegar más lejos… allí donde las calles se cerraron, las mentes se abrieron! Hoy creemos, más que nunca, que no sólo es virtualización, es sobre todo conexión. La virtualidad nos da la oportunidad de interrelacionarnos con otras mentes, conocer más personas y establecer vasos comunicantes, tener acceso a un crowdsourcing colectivo. En Consumer Truth ya teníamos una comunidad insighter que nos seguía, leía los libros, acudía a los workshops o simplemente seguía nuestro contenido en redes sociales, y tal vez fue por eso fue posible capitalizar aquí este e-learning.  Pero aquí las dos preguntas que tengo para ti emprendedor es: 

  • ¿Has construido una comunidad de “advocates” o seguidores virtual y/o presencial? ¿Cómo puedes dotar a tu comunidad de valor? ¿Qué puedes ofrecerles y qué puedes obtener de ellos? ¡Construyamos sentido de colaboración mutua y conjunta!
  • ¿Cuál es el origen de tu FUERZA? ¿Dónde está tu esencia como emprendedor? ¿Qué te motiva y te inspira? Encuentra allí desde dónde y como innovar!

3. La crisis se surfea mejor juntos que solos. el poder de las inteligencias colectivas. 

Cuando nos vimos enfrentados a la crisis, yo me sentí morir en un inicio ¿qué íbamos a hacer? ¿cómo nos íbamos a levantar? Realmente no podía hallar sola la solución y realmente me estaba desgastando o dinamitando por dentro, en lo único que pensaba era si llegaba a fin de año con recursos propios y cómo iba a pagar nuestras obligaciones con el equipo y las financieras, fue tanto el estrés, que tenía que encontrar soluciones entre varios. Así que reuní al equipo, nos juntamos los consultores, insighters y lideres del a organización y entre todos hicimos un INSIGHT LAB (workshop de ideación) para ver oportunidades de reinvención, siempre lo hacíamos para nuestros clientes, ¡esta vez decidimos hacerlo para nosotros mismos! Fue un lindo descubrimiento interno, un proceso que no solo nos dio ideas, sino que nos ayudó a sanar. De pronto descubrimos que las ideas fluían, que entre todos podíamos hallar la fuerza que necesitábamos, que más allá de soluciones, nos dábamos ¡FUERZA! mientras uno caía, el otro lo levantaba, uno lloraba la pérdida de un familiar o enfermedad, el otro daba una idea o lección de resiliencia, etc. Así que decidimos que lo mismo podíamos hacer para generar IDEAS entre colegas, y decidimos armar entre todos un INSIGHT HACKATON de oportunidades en pandemia, para descubrir las tendencias de cambio y aquello que podía ser importante a considerar como   lo único que sentimos que nos podía salvar era la co-creación de ideas colectivas.  El poder de grupo.  Aquí el aprendizaje se centra en la capacidad de hacer distinto y pensar diferente, allí donde otros piensan igual. Fue muy bonito tener la compañía de más personas, consultores y mentes inquietas que decidieron apostar por SANAR y también COLABORAR. Aquí las preguntas que tengo para ti emprendedor son:

  • ¿Has descubierto los talentos de tu equipo que, sin tener un rol de liderazgo formal, pueden apoyarte con ideas o encausando “luchas” dentro de tu organización? Hay más poder en los colectivos de lo que podemos ver.
  • ¿Has dedicado al menos 2 horas quincenales o mensuales a repensar la forma cómo viene funcionando tu organización INVOLUCRANDO a personas que no suelen estar en reuniones estratégicas o de gerencia? A menudo, los “outsiders” desafían el pensamiento tradicional y enriquecen la discusión.

4. La cultura es una fuente de oportunidad y la calle una invitación a mirar distinto.

¡Más que un desgaste, la crisis es un lugar común desde donde sacar fuerzas!   momento de fuerza se piensa externo en el estado u otros, pero la comunidad tiene sus propios elementos de supervivencia, en aquellas estructuras que las propias culturas han desarrollado.

Para los latinoamericanos la crisis es una normalidad, la crisis nos hace ver más similitudes que diferencias. En verdad, nosotros vivimos en crisis todos los días. Es cierto, la crisis nos afectó porque fue masiva/destructiva, pero más allá de esto, nos adaptamos y repusimos. Cada quien, ciudadanos, trabajadores, empresarios, en función de los recursos que teníamos, nos vimos en la necesidad de “levantarnos”. Aquí no hay un estado fuerte que nos compense días de no trabajo o una gestión pública de la salud que nos ampare. Si no trabajas, no comes, esto es lo que sabemos los emprendedores. Y pues, nos pusimos a la tarea de cómo comer y dar de comer a los nuestros, al igual que muchas familias, amas de casa y estudiantes. En general, en Latinoamérica somos culturalmente resilientes y esto merece un respeto. Lo que no tenemos en “desarrollo” (al menos no en los términos clásicos económicos), lo tenemos en empuje, determinación y espíritu de progreso. Al menos, eso lo pudimos ver en calles y barrios.

Esto nos deja una gran lección: las crisis se surfean desde la cultura. Somos Latinoamérica y entre nosotros podemos hacer algo distinto, apostar por nuestras raíces, por nuestra identidad. México, Chile, Argentina, Perú Colombia, somos un barrio grande y compartimos las mismas tristezas, dolores, hasta los mismos políticos, y por lo tanto tenemos oportunidades de construir juntos un mejor mañana. Esta crisis pandémica, no hizo mas que reforzar las diferentes crisis que hemos vivido ya los latinoamericanos en términos de pobreza, crisis institucional, hambre, de desigualdad, de injusticia, etc. No quiero minimizar la pandemia, es como los latinoamericanos hemos venido preparando para la crisis hace tiempo y no solo ahora. 

En LATAM la crisis no es sorpresa, es normalidad y de alguna manera esta crisis ha reforzado que tenemos las competencias para salir de esto. En nuestro caso, el contexto nos impulsó a mejorar una metodología que nos motivaba a entender mejor las tendencias culturales u Outsight. Esta lectura de la cultura colectiva, las creencias, los valores, los rituales, el aprendizaje, y la conducta, nos permite entender mejor la ruta de la oportunidad pues nadie puede entender a donde va, si no sabe de donde viene. Muchas veces en nuestras creencias y valores  está la base de la reinvención.

Entre otros valores, la Religiosidad y Espiritualidad que teníamos los latinoamericanos fueron el impulso a salir de la crisis. Las costumbres se revaloraron, ¡lo espiritual tomó relevancia de nuevo y fue la FE la que también sacó adelante, mas allá de las vacunas! Esa vacuna colectiva contra la desesperanza, esta resiliencia, esta “pechuga” o batallar desde nuestra consciencia de vulnerabilidad la que nos hizo darnos cuenta de la necesidad de reponernos. Un ejemplo maravilloso de esto fue la repotenciación de los espacios públicos a través de la pintura y el arte como el Proyecto ArcoIris que tiene intervenciones en varios zonas de Lima; y  en especial en el Cerro San Cristóbal, una iniciativa cambio todo un barrio. El color como impulsor de una nueva mentalidad de cambio y ciertamente de evolución en medio de la tristeza/carencia. En general LA CULTURA ES ALGO QUE TENEMOS EN COMUN, de alli su fuerza. Aquí las preguntas que tengo para ti emprendedor son:

  • ¿Cuál es el motor y motivo de la comunidad a la que sirves? ¿Qué valores o creencias culturales guían su desempeño y accionar? ¿Hay alguno de estos valores que podrías capitalizar para impulsar una idea/obra o acción colectiva?
  • ¿Qué aspectos de la cultura de tu región/ciudad/país consideras que son la base del crecimiento? ¿Qué podría aportar tu marca a este desarrollo? ¿en qué medida tu talento o el de tu equipo podrían sumar?

5. La pandemia agudizó la mirada! Afinó nuestro poder insighter de la observación de la realidad. 

Antes de la crisis sanitaria, las personas NO “convivían” necesariamente en la casa, muchos llegaban de trabajar tarde, algunos comían a destiempo y no se reunían, otros vivían en automático en rutinas que los alejaban de espacios comunes, en general ¡el tiempo mataba el espacio de convivencia! Con la pandemia se conocieron un poco más, descubrieron sus costumbres, hasta conocieron que había lugares en la casa que no sabían que existían, y emplearon en relacionarse más en familia, estar más tiempo en casa, descubrir este rincón desapercibido en el hogar, y en general, empezaron a revalorar aquello que no sabían que tenían 

Algo similar pasó en Consumer Truth, nuestra “gran casa” encontró valor en la convivencia. De pronto en virtualidad y con el teletrabajo nos conocimos mas como equipo, y dimos a conocer más los talentos de cada uno para refundarnos y levantarnos todos juntos. Empezamos a gestionar mejor las reuniones para sacarle el provecho e instauramos los “lunes de recarga”, ¡los “miércoles de ideas” y los “Planning Friday” al final los rituales que no teníamos en presencialidad, de pronto los empezamos a tenerlos en virtualidad, empezamos a agudizar la mirada! Todas estas reuniones de co-creación colectiva para impulsarnos al inicio de jornada, para activar ideas, y/o para reconocer el trabajo inter-grupal fueron la base de la reinvención.

Estas reuniones en plena pandemia nos permitieron agudizar la observación, de pronto estuvimos más finos con el insight… porque todo era nuevo y lo veíamos todo con ojos de sorpresa. Nuestra consultora vive de investigar, observar y detectar oportunidades de mercado/consumo (insights). De pronto, todos los días recogíamos buenas fotos, buenas observaciones sobre el comportamiento de las personas porque todo era NUEVO y en esas condiciones es fácil sorprenderte. Es así que la pandemia agudizó la mirada. En suma, cuando te quitan un ojo es que puedes mirar mejor desde el otro, o cambias tus lentes. Nuevamente, como cuando te quitan la calle física, es que puedes mirarla mejor la siguiente vez.  Todos en el equipo empezamos a CONSTRUIR OBSERVACIONES en slack (una plataforma colaborativa virtual) y día tras día pegábamos fotos e historias de nuestras observaciones cotidianas: cuando salíamos a comprar (las pocas veces que lo hacíamos), las rutinas en casa, las tardes de juego, los días de teletrabajo, los vecinos, los balcones, nos dejamos fluir. ¡Era un ejercicio de observación de rutina cotidiana en pandemia, y de pronto descubríamos que algunos nos dedicamos más a cocinar, otros a plantar, algunos a inventarse juegos de mesa, aquellos a tocar instrumentos, en general estas observaciones sirvieron para mantener la esencia insighter de Consumer Truth viva! Tomar fotos cuando salíamos a comprar, cuando íbamos al baño, cuando entrábamos a la bodega, etc. nos permitió una generación de contenido y valor importante y nos permitió luego poder documentar todo esto en un reporte de tendencias que llamamos “La Nueva Calle”. Aquí algunas preguntas para ti emprendedor:

  • ¿Qué rituales te definen a ti y al equipo? ¿Qué los hace únicos como organización? ¿Qué de esto puedes impulsar más para afirmar la IDENTIDAD organizacional y con ella el espíritu de equipo?
  • ¿Qué plataforma de co-creación tienen en tu empresa que les permita inventar, crear o desafiar patrones establecidos y más bien diseñar nuevas formas de mirar? ¿Usan plataformas colaborativas? ¿Tienen sesiones de grupo, fuera del trabajo? ¿Algún tipo de iniciativa para innovar fuera de la caja y liderada por el team? 

6. EL MIEDO ES EL ALICIENTE! ¡Si te da miedo, hazlo con miedo! 

Todas las grandes historias comienzas cuando te atreves a mirar distinto, no la perdida, sino la ganancia DENTRO de la pérdida porque SIEMPRE la hay. No voy a mentir, la pandemia me dio miedo, me paralizó (por momentos) y me dejó grandes rezagos emocionales, pero también es cierto que no dejé que la pandemia nos arruine las ideas, los sueños, los proyectos, y la propia visión de lo que realmente queríamos para Consumer Truth. Sí, se nos cerraron algunas puertas, clientes o proyectos, pero también se abrieron otras. Esta pandemia sirvió para validar que era posible mirar OPORTUNIDAD en medio de la crisis, y el miedo nos impulsaba a crear SOLUCIONES creativas LA PÉRDIDA ES UNA MARAVILLOSA FUENTE DE INSIGHT, porque la gente valora las cosas en ausencia y no en presencia. En efecto, cuando una persona tiene una posición o es dueño de algo lo valora, pero nunca tanto como cuando lo pierde, se lo roban o se ve desprovisto de ella. Como dice el refrán “Uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde” (creo que no hay mejor definición de insight que esto). ¡Literalmente la pandemia nos hizo salir de la zona de confort, nos sacudió y nos hizo más fuertes! Hemos conquistado el miedo. Recuerdo cuando el ex presidente decretó el encierro y nadie, absolutamente NADIE estaba preparado para hacer frente a una situación así…en la consultora salimos ese mismo día en la noche y madrugada a repartir laptops a todos los trabajadores para que pudieran afrontar el trabajo desde sus casas…lo recuerdo hasta ahorita porque lloraba de la impotencia de no saber lo que iba a pasar con nuestras familias, nuestra vida, nuestros trabajos. A las 3 pm teníamos entregadas TODAS las laptop e instrucciones de cómo hacer al día siguiente. El miedo nos sacudió, pero también nos hizo reaccionar. Frente a una situación extrema no hacer nada NO era opción, teníamos que movernos, hacer    algo. Consumer Truth decidió hacer algo, al igual que muchos en el mundo tomamos la decisión de seguir en estas condiciones sin DESPEDIR A NADIE, NI BAJAR EL SUELDO A NADIE, nos arropamos de todas nuestras fuerzas y las ganas de salir adelante fueron más fuertes que las excusas que nos detenían… el miedo fue nuestro aliciente. Al final de este año no solo habíamos arribado a buen puerto, sino que teníamos la sensación de haber crecido como personas y empresa.

No todos tuvieron la misma suerte (¿o debo decir destino?). El miedo paralizó a gran parte de las personas, empresas, y trabajadores, pero en nuestro caso, fue mas bien un propulsor de la reinvención, incluso empezamos a dar charlas, talleres y webinars gratuitos para otros emprendedores, de modo que íbamos compartiendo nuestros aprendizajes, y ciertamente nuestro “kit de sobrevivencia”. Nos convertimos en propugnador de resiliencia y empezamos a contar lo del día a día, lo que estaba pasando en el entorno, y las tendencias que surgieron en pandemia. Hicimos de la observación una fuente de oportunidad, una fuente de esperanza, ¡UNA FUENTE DE IDEAS! 

Aquí te dejo algunas preguntas: 

  • ¿En qué te convertirse post-pandemia? ¿Has sido una mejor persona o mejor líder? ¿Te has preocupado primero en ti para poder “sanar” y luego poder “liderar”? En las peores circunstancias hay oportunidades de reinventarse y salir.
  • ¿Qué estamos haciendo por la salud mental de nuestro equipo?
     ¿Hemos contratado o tenido algunas sesiones de coaching, terapia grupal o distención colectiva que ayude a liberar o manejar emociones conflictivas? ¿Cómo curamos/manejamos el miedo? ¿Es la salud mental prioridad en tu organización? 

En suma, Las calles se cerraron, pero las mentes se abrieron

Hoy más que nunca moverse hoy es una necesidad, moverse entre estas calles virtuales, mentales, entre estos imaginarios colectivos, entre estas diferentes formas de pensar, sentir y hacer. Hoy más que nunca el contexto de postpandemia nos invita a seguir desafiándonos, moviéndonos y retándonos. Podemos decidir ver el “vaso vacío” o “el vaso por llenar” y seguir impulsando cambios que nos desafíen y reten. Más allá del miedo, los latinoamericanos podemos seguir haciendo de la calle y la crisis una maravillosa oportunidad de reinventarnos. ¡A pisar la calle!  ¡A seguir descubriendo! #Insight

Les dejo un VIDEO que grabé con motivo de mi presentación en AMAI México en setiembre de este año. El tema: Mis aprendizajes en pandemia. ¡Espero sea de utilidad y espero leerlos también! ¿Qué aprendieron ustedes?

¡Gracias!

Cristina Quiñones, CEO Consumer Truth. Insighter y Curiosa. Psicóloga social y empresaria en permanente construcción (y deconstrucción). www.consumer-truth.com.pe